Ya en el taller para el peritaje… dos meses después

Hoy se cumplieron los dos meses que tuve que esperar para llevar mi carro al taller para el peritaje luego del choque. Edgard, el perito del taller, me recibe puntualmente a las 7:00 a.m. En un primer momento no ve el choque en el carro y me pregunta donde está el problema. Le indico que está del lado derecho del vehículo. Cuando llega hasta allí empieza a enumerar los daños de forma experta y segura: parachoques trasero, puerta trasera, puerta delantera. Mientras anota los daños no puedo dejar de observar una sonrisa en su rostro que me transmite que hay un problema del tipo: “éste no tiene idea de lo que le espera”. A veces las sonrisas transmiten problemas. Decido preguntarle de la manera más amigable posible sobre la causa de su sonrisa. Me dice que lamentablemente las piezas que necesito no están disponibles. Le pregunto en cuánto tiempo cree que podrán estar disponible. Me dice que realmente no sabe, puede ser un mes, dos meses, o más… Esto último me sonó a que podía ser nunca.

Edgard me dice que por unos centímetros la pérdida del vehículo no fue total. Me dio la impresión de que insinuaba que eso hubiera sido mejor (para el carro, no para mi salud). Dejé el vehículo en la oficina y Edgard me prometió llamarme hoy luego de que evalúen el vehículo junto al perito del seguro. Esperaré la llamada y veré que pasa. No dejo de pensar que lo normal sería que los repuestos estuvieran disponibles.

Esta entrada fue publicada en Ideas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ya en el taller para el peritaje… dos meses después

  1. Toda una experiencia Ángel!. De verdad agradecemos que la estés compartiendo con tus lectores, para así estar atentos para cuando, y ojala nunca, nos pueda suceder. Sin embargo, igualmente te agradecemos que cuando decidas vender el carro, no nos lo afrezcas a ninguno de tus amigos!.

    Suerte.

    Ricardo Portillo

  2. Todo lo contrario Ricardo. Si tienes más información sobre la calidad podrás valorar el vehículo adecuadamente, por eso espero venderlo a alguno de mis amigos. El problema está cuando compras un vehículo usado del que no tienes ninguna información. En este caso tienes el problema resuelto!! También podemos poner una cláusula de daños ocultos en el contrato!!
    Saludos,

    Angel

  3. Jorge Supelano dijo:

    Ya se me había olvidado esto je je. Tal como lo pronostiqué (la verdad, cualquiera lo hubiera hecho) en el post anterior. El calvario de los repuestos importados

    El año pasado a mi carro se le dañó el arranque y en el concesionario me dijeron de una vez: “Ni esperes el repuesto porque tardaría demasiado. Mándalo a arreglar que te va a salir mejor”

    Y en caso de encontrar los repuestos supongo que tendrás que esperar “un cupo” en el taller.

    Estoy seguro de que todo el mundo conoce al menos una historia de estas

    Lo normal es que no hubieras tenido que esperar tanto para el peritaje, que los repuestos estuvieran disponibles y que no tengas que esperar el “cupo” o la “cita” en el taller

    Eso hubiera sido lo normal… en un país… normal

  4. Pingback: Paciencia… « Angel Alayón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s