Colas, criminalidad y pensiones…

Hace un par de semanas estuve en Valencia dictando una conferencia. Pude observar en el Centro Comercial Guaparo inmensas colas de personas mayores a las puertas de los bancos para cobrar su pensión. La imagen es lamentable. ¿Por qué el sistema de pago de pensiones somete a las personas a largas horas de espera para el cobro de sus cheques?. Le pregunté aa una persona que me acompañaba cuál cree que es la causa del ineficiente sistema de pagos. Su respuesta es inquietante: la presencia física es la única manera que tiene el Estado de garantizar que la persona que cobra la pensión no ha fallecido. No se si su respuesta es correcta pero no tengo duda que debe haber maneras más eficientes de distribuir las pensiones.

Como si las largas colas fuera poco, mis acompañantes, quienes trabajan en el Centro Comercial, me dicen que durante los días de pago se incrementan los robos en la zona, especialmente a las personas mayores que cobran su pensión. La relación entre el pago de las pensiones y la criminalidad no es un fenómeno particularmente venezolano. Recientemente me encontré con un trabajo que mide la relación de la fecha de pago de las pensiones en Estados Unidos con la criminalidad. Aquí pueden revisar el papel de trabajo.

Esta entrada fue publicada en Ideas, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Colas, criminalidad y pensiones…

  1. Domingo Sifontes dijo:

    Tienes toda la razón del mundo respecto a las colas que se hacen. Es probable que el robo aumente en días de pago pero no sé si es precisamente por los pensionados pues este centro comercial tiene una característica: es bancario, es decir, tiene aproximadamente 5-6 bancos y no sé si todos tienen a pensionados en sus filas.En cualquier caso es posible que la probabilidad de robo sea mayor esos días como lo es en cualquier otro banco. Respecto al sistema de pagos es toda una discusión, entre otras cosas porque los servicios bancarios (atención al cliente, número de cajeros respecto al número de taquillas, tiempo de espera, etc) en este país son riducalamente malos y se escudan diciendo cosas como “intentemaos incentivar la banca online pero a los señores mayores le cuesta mucho utilizarla, bien sea por desconfianza o porque no saben hacerlo”. No basta con trabajar toda una vida en el sector público sino que además tiene que pasar trabajo para retirar algo que es de ellos, que tal?

  2. David Alayón dijo:

    He indagado un poco sobre este tema y la justificación que los reguladores utilizan para obligar a estos señores a realizar los retiros personalmente, es que efectivamente es la única forma de constatar que no ha fallecido el retirado.

    Esto lo que evidencia es la falta de tecnología y de velocidad de actualización de data por parte del órgano encargado de la identificación en Venezuela, teniendo que pagar por esa ineficiencia las personas de la juventud prolongada.

  3. Carolina dijo:

    En España, los pensionados no necesitan dirigirse a los bancos a cobrar sus pensiones, ya que las mismas, son depositadas en sus cuentas. El método que utilizan para tener constancia de que las personas continúan vivas, es que cada 6 meses tienen que presentar una constancia de vida. En caso contrario, si la persona falleció, y el viudo/a o algún familiar hizo uso de la pensión, este dinero debe ser devuelto a la inmediatez de que el Estado corrobore la información del fallecimiento de la persona.

  4. Impresionante el nivel de atraso del país en este sentido. En esos detalles es donde se ve que las políticas públicas que se están diseñando actualmente en venezuela son más populistas que socialistas. Un gobierno verdaderamente socialista de lo primero que se ocupa es de los ciudadanos más frágiles y entre ellos están los ancianos. Creo que no cuesta mucho pensar en soluciones alternativas para certificar que estas personas continúan con vida.
    Que les roben lo poco que han cobrado ya me parece macabro….

  5. Me parece que el modelo español es sencillo y pudiera funcionar en Venezuela. Si es muy complicado lo de la constancia de vida un sustituto imperfecto es que en lugar de ir todos los meses los pensionados asistan cada seis meses. Para que no se congestionen los bancos, las meses de asistencia al banco pudieran corresponderse con los números finales de la cédula.

  6. Pingback: El hombre que probó que estaba vivo… « Angel Alayón

  7. Jesús Peña dijo:

    Efectivamente comparto la apreciación en la cual la ineficiencia tanto de parte del estado (la presencia como único medio de demostrar estar vivo), como también de la parte privada en la cual los tiempos de espera y la relación de números de cajeros en las agencias por número de clientes que tiene el banco es sumamente baja, lo cual es posible evidenciarlo las fechas de pago tanto de pensiones como de salarios (15 y último). La propuesta del modelo español la considero válida pero se crearía otro cuello de botella en el organismo público que emite la fé de vida. Considero como opción la modernización del sistema de registro y hospitales a los fines de integrar un sistema que genere la alerta inmediata al momento de la defunsión de las personas con lo cual se puede sincerar las personas que efectivamente están vivas y cuentan con este beneficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s