Virginia Rosales y cómo deben evaluarse los sistemas judiciales

Virginia Rosales es una economista venezolana que completó su doctorado en economía e instituciones en la Universidad Complutense de Madrid y actualmente es profesora en la Universidad de Granada. Virginia ha prometido colaborar con nuestro blog y a continuación presentamos su primera entrada en la que nos describe el enfoque económico del desempeño judicial.

Enfoque Económico del Desempeño Judicial
Por: Virginia Rosales López
www.ugr.es/local/~vrosales

Desde principios de los años 1990 ha habido un creciente interés en el estudio del desempeño de los sistemas judiciales, debido a que problemas como la congestión, los altos costes y la dilación de los procedimientos debilitaban el acceso de los ciudadanos ante la justicia, así como también el cumplimiento de las leyes y la garantía de los derechos de propiedad y contrato. La Reforma Judicial iniciada en muchos países supuso una asignación importante de recursos materiales, humanos y económicos. Surgieron entonces cuestiones fundamentales, como por ejemplo, ¿Cuál ha sido el rendimiento de estas inversiones? ¿Se están utilizando eficientemente los recursos? ¿Cuánto deben gastar las sociedades en justicia? Responder a todas y cada una de estas preguntas no ha resultado tarea fácil. Uno de los principales obstáculos ha sido la escasez de datos que permitan elaborar estadísticas confiables y modelos de desempeño.

Pero ¿Cómo evaluar el desempeño judicial? Desde el enfoque económico, podemos considerar que los juzgados son unidades de producción, cuyo producto principal puede ser medido a partir del número de resoluciones (para simplificar, digamos sentencias y autos) dictadas por año; de esta manera, como en cualquier otro proceso productivo, la producción de sentencias o autos requiere una combinación de factores como trabajo (jueces, secretarios, oficiales, auxiliares y agentes), capital (edificios, despachos…) y tecnología (ordenadores, aplicaciones informáticas…). Autores como Pastor (1993), Buscaglia y Ullen (1997), Buscaglia y Dakolias (1999), Cabrillo y Pastor (2001) y Fix Fierro (2003), señalan que, aspectos como el gasto en justicia, el incremento de los órganos judiciales, jueces y otros operadores judiciales, la gestión de los casos ingresados, la tecnología disponible, el tiempo que dedican los jueces a las tareas de adjudicación y a tareas administrativas y la complejidad de los casos ingresados, son claves para explicar la oferta de justicia. También sostienen que son importantes otros factores que constituyen el “lado de la demanda”; debido a que los incentivos a litigar incidirán sobre el número de casos ingresados en el sistema. Por lo tanto, el output judicial (Y) se puede describir como sigue:

Y = f ( K, L, T, G, O, J, ID)
[1]
Donde:
K = capital (efecto positivo)
L = personal no juzgador (efecto positivo)
T = tecnología disponible (efecto positivo)
G = Gasto público en justicia (efecto indeterminado, debido a los incentivos del gasto sobre la demanda de justicia)
O = Aspectos organizacionales (depende de cuáles consideremos en el modelo)
J = Aspectos relacionados a los jueces: años de experiencia, nivel de formación (efecto positivo, a mayor experiencia y mayor formación)
ID = incentivos al litigio (depende de los incentivos, las tasas judiciales tienen un efecto negativo, las mejoras en el sistema de justicia aumentan la litigiosidad)

Empíricamente, los modelos econométricos hasta ahora utilizados para evaluar el desempeño judicial son bastante sencillos debido a la escasez de datos. También se ha empleado la técnica del Análisis Envolvente de Datos (DEA) para medir la eficiencia de los órganos judiciales. Para concluir, es importante tener en cuenta que, cuando se evalúa el desempeño judicial no hay que olvidar la calidad de las resoluciones judiciales, debido a que una política judicial diseñada con el objetivo de mejorar la productividad de los juzgados puede generar un incentivo perverso: que disminuya la calidad de las resoluciones.

Para más referencias véase: ROSALES-LÓPEZ, V. (2008). Economics of Court Performance: An Empirical Analysis. European Journal of Law and Economics. Nº 25. Pg: 231-251.
Una versión más antigua en castellano:
http://www.revecap.com/encuentros/anteriores/viiieea/trabajos/r/pdf/rosales.pdf

Esta entrada fue publicada en Economía, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Virginia Rosales y cómo deben evaluarse los sistemas judiciales

  1. Virginia, en tu trabajo que aparece enlazado en la entrada anterior, determinas la relación entre calidad y cantidad de sentencias producidas. El tema de la calidad es fundamental, en especial para un país como Venezuela. ¿Podrías ahondar sobre la definición de calidad en el ámbito judicial y sobre los problemas empíricos que esta variable plantea?

  2. Ricardo Portillo dijo:

    Saludos Virginia, interesante trabajo!

    Observando la relación que se plantea entre el producto judicial (Y) y el Capital (K), edificios, depachos, etc. me llama la atención el efecto positivo que se sugiere. ¿Hay evidencia de que esta relación sea siempre positiva? ¿Conoces algún contra ejemplo?. Me atrevo a pensar que eventualmente esa relación pueda ser negativa por problemas asociados a la corrupción e incluso problemas de agencia entre quienes administran justicia y quienes esperan beneficiarse de ella. ¿O más bien será que la relación negativa sería una característica más cercana a las instituciones latinoamericanas?

    Un abrazo,

    Ricardo Portillo

  3. Ángel, el tema de la medición de la calidad de la justicia es bastante controvertido. Para poder medirla empíricamente, uno de los indicadores que se suelen utilizar -El Consejo General de Poder Judicial Español lo usa, por ejemplo- es la tasa de revocación de sentencias; que sería el número de sentencias revocadas sobre el total de sentencias apeladas. En mi trabajo, utilicé un indicador ligeramente distinto: número de sentencias revocadas a un juzgado X en 2da instancia dividido por el total de sentencias que dicta ese juzgado X en 1era instancia. En los congresos de Derecho y Economía donde lo presenté no tuve ningún problema, pero cuando envié el artículo para su publicación, uno de los rewiers que leyó mi trabajo me criticó bastante que midiera la calidad con ese indicador. Sin embargo, poco hay avanzado en la literatura de Derecho y Economía sobre cómo medir la calidad. Justamente ahora pensaba dedicar algo de tiempo a investigar sobre ese tema, así que ya te contaré….Queda como promesa para un futura entrada del blog!!

  4. Ricardo, me alegro mucho de coincidir en estos foros.
    No entiendo bien por qué crees que puede haber una relación negativa entre capital y corrupción…Piensa que un sistema de justicia que cuente con medios suficientes para que los funcionarios puedan hacer su trabajo siempre funcionará mejor que una justicia con medios precarios.

  5. Sin duda que es difícil esto de la medición de la calidad de las sentencias. Algunas ideas para estimular el debate. Asumamos que las sentencias tienen dos resultados posibles: a) correctas (la decisión es la adecuada basado en toda la evidencia posible) y b) incorrectas (caso contrario al anterior). Pienso que una forma de intentar medir la calidad es lograr que unos auditores externos revisen el caso individualmente y den su opinión al respecto (los profesores en las escuelas de derecho están acostumbrado a esto). Uno supondría que mejores jueces (y equipos tribunalicios) tenderían a obtener una mejor calificación de los auditores externos. Ahora, implementar esta medición sin duda que sería costoso aun cuando se utilicen técnicas de muestreo.

  6. Domingo Sifontes dijo:

    Estoy llegando un poquito tarde pero no importa. El asunto de la calidad de la sentencia es todo un tema porque finalmente lo que importa es eso y no la cantidad.Supongo que tratar de generar un ratio para ello simplificaría el asunto y por ello el arbitro del artículo de Virginia puso pegas al respecto, es decir, es algo muy complejo como para simplificarlo, sin embargo, es lo que hay y sin ninguna duda es un avance al respecto.
    Si la calidad de la sentencia es clave, podríamos esperar entonces que en países con entornos instituciones débiles la calidad de las sentencias sea baja?, eso se ha hecho virgin?
    Un factor que puede influir en la calidad de la sentencia es la forma como se nombra a los jueces, es decir, cómo llegan estos a dicho cargo?, al llegar, por cuanto tiempo lo hacen? son vitalicios o por tiempo determinado?.Por supuesto que todo este depende del sistema djudicial de cada país.
    es un reto para un país comoe l neustro elaborar este tipo de estadísticas, el caso español es emblemático en este sentido. la elaboración de las bases de datos proviene precisamente de las sentencias y es un trabajo arduo. Creen ustedes que podamos teenr acceso a las sentencias en nuestro país?
    Saludos…….

  7. Hace algunos años, la antigua Corte Suprema de Justicia intentó aplicar algunas técnicas cuantitativas para el estudio del desempeño del sistema judicial. Desconozco que pasó con ese esfuerzo. Recuerdo incluso que estuvo en el país contratado para ello un profesor inglés. Quizá Virginia, de acuerdo con su experiencia, pudiera indicarnos qué tipo de información debería empezar a recolectarse para empezar a realizar análisis empíricos del del desempeño judicial en Venezuela.

  8. Ángel, con respecto a la medición de la calidad que planteas yo agregaría un tercer resultado posible basado en el hecho de que en 2da instancia se dan tres tipos de resoluciones: confirmar, revocar totalmente o revocar parcialmente las resoluciones de primera instancia. Podríamos decir que una resolución confirmada es “correcta”, una resolución revocada totalmente es “incorrecta” y una resolución revocada parcialmente es “parcialmente correcta”(hay que decir que todavía queda la tercera instancia para recurrir una resolución). Lo de la auditoría externa está muy bien. Ahora, hay que tener en cuenta que la mayoría de los jueces son muy reacios a que alguien entre en su juzgado a evaluarle. Santos Pastor (mi tutor de tesis) ha trabajado con análisis de sentencias, estudiando el texto de las mismas y ya te puedo decir (porque me ha tocado trabajar recolectando sentencias, juzgado por juzgado, y extraer datos del texto de las mismas) que este es un trabajo sumamente costoso, en tiempo, dinero y se necesita capital humano muy especializado en la materia (derecho y economía), que es un bien muy escaso. Por eso, de momento, el indicador más utilizado son las tasas de revocación, que aunque es un poco “grueso” al menos te permite obtener información del tipo: al juzgado X le revocan el 50% de sus sentencias mientras que al juzgado Y le revocan el 3% de sus sentencias, ya esa información es fundamental para quien esté evaluando a los órganos judiciales.

  9. Domingo no estoy deacuerdo contigo en lo que refiere a tú afirmación sobre lo que importa es la cantidad y no la calidad, me gustaría decir que si bien la calidad es importantísima, la cantidad también lo es: un sistema judicial donde existe congestión y montones de casos pendientes por resolver que se van acumulando año a año, es un sistema ineficiente y que no está garantizando a la sociedad uno de los bienes fundamentales: la justicia. Si vemos individualmente (no en grandes estadísticas) muchos de esos casos que se van acumulando y que no se resuelven en su momento nos escandalizaríamos, como por ejemplo lo que ha pasado recientemente en España, que por no haber ejecutado la sentencia de un pederasta que había abusado de varios niños, entre ellos su propia hija, ha logrado matar a una niña que pilló desprevenida por la calle. Esa sentencia estaba aculumada debajo de un montón de otras sentencias, esperando a ser ejecutada Dios sabe cuándo.
    El punto importante con el que hay que tener cuidado es que al diseñar una política para incentivar la productividad de los juzgados, debe ir acompañada de una política que garantice la calidad de las sentencias.
    No se ha estudiado esa relación que propones (intituciones débiles y baja calidad de las sentencias). Pero me parece que hay datos del año 2000 de una encuesta del Banco Mundial, con la que se podría hacer algo.
    Sin duda, creo que los factores que mencionas que pueden influir sobre la calidad, lo hacen; ahora bien, ya sabes que es muy dificil encontrar datos sobre eso. Incluso aquí en España.

  10. Ángel, mañana te respondo a lo de los indicadores y te mando un link de un manual que escribió Santos Pastor para el Centro de Justicia de las Americas y el Banco Mundial.

  11. Rosa Morales dijo:

    Sabes que despues que escribi lo de la calidad y la cantidad pense exactamente lo que comentaste, tienes toda la razón.En este sentido la intención era establecer que si bien la cantidad es importante, la calidad también lo es y probabalemnte màs.En este sentido hay 2 casos: sentencias rapidas con baja calidad y sentencias rapidas con alta calidad, si lo que queremos privilegiar es la cantidad y lo mismo con la calidad.En el caso Venezolano imagiante tu como es el asunto si hay fiscales publicos que tienen más de 6 mil causas. Hace poco salio una noticia en los medios respecto a que había retrasos en las sentencias por el orden de 6millones de casos. Definitivamente el binomio cantidad calidad es dificil de abordar.Más alla de eso, el punto es la elaboraciòn y obtenciòn de los datos.¿Que otro método sugieres para la obtenciòn de los datos?, creo q cualquiera puede ser costoso, lo otro es el tiempo para la obtención de los datos.
    Saludos.

  12. Rosa dijo:

    El comentario anterior que aparece bajo mi nombre lo hizo Domingo y por error salió identicado como si fuera mio.

    Virginia, estudiar el desempeño de las organizaciones, públicas o privadas es un tema bastante interesante, cuyo principal problema radica en la disponibilidad de la data y en como haces para estimar las variables independientes. Las estimaciones para funciones de producción para bienes “no convencionales” son bastantes complicadas. Generar las variables proxys que puedan servir para los modelos requiere de bastante creatividad. Me imagino tuviste mucho trabajo…

  13. Rosa, en efecto el principal problema para estimar un modelo de regresión que contemple todas las variables relevantes es la escasez de datos. Sin embargo se trata de hacer lo que se puede con lo que hay porque mejor es algo que nada.
    Cuando elaboré mi trabajo, tomamos como muestra juzgados en la Comunidad Autónoma de Andalucía, porque ésta es una de las comunidades más avanzadas en cuánto a los datos disponibles en toda España. Aún así me faltaron datos importantes. En el modelo empírico no pude incluir todas las variables mencionadas en la parte teórica. Así, al final estimé un modelo muy sencillo de regresión lineal múltiple con variables proxies y dummies, donde incorporaba como variable dependiente el número de sentencias y autos dictados por un juzgado a lo largo de un año, como proxi del factor trabajo y a la vez del tamaño del juzgado utilicé el número de funcionarios (no jueces) por juzgado. Quería medir el efecto de la variable rotación de jueces, porque sospechábamos que los juzgados donde había vacante o cese de actividades producían menos. También quería medir el efecto de variables como la incorporación de refuerzo del personal y una muy importante que es el efecto de unas unidades de apoyo a los juzgados que se llaman “servicios comunes” que apoyan a varios juzgados a la vez y les liberan de tareas burocráticas no adjudicatorias…En fin que era un modelo bastante adpatado a las reformas y la realidad de la justicia Española. Aunque como te comenté faltaban variables por ausencia de datos. De cualquier manera lo que obtienes es algo muy importante: un modelo que te permite medir cómo están produciendo los juzgados en relación al producto esperado, dados las variables independientes. Un modelo de regresión es mejor para comparar la actividad de los juzgados que un simple indicador de desempeño porque el modelo te permite tomar en cuenta el efecto de las variables independientes. Me explico: si dices que el juzgado X produce más que el Y porque su tasa de resolución (asuntos resueltos / asuntos ingresados) es mayor, estarás dejándo de considerar si esa mayor productividad se debe a que el X es más grande que el Y (tiene más personal) o si el Y tuvo vacante de juez, lo que hizo que produera menos ese año, o si el X tiene servicios comunes y el Y no…Etc… Así, particularmente, yo considero que es mejor comparar la actividad de los juzgados a partir de un análisis de residuos que simplemente utilizando indicadores de desempeño. Aunque como explicaré en mi siguiente comentario para responder a Ángel, los indicadores de desempeño son fundamentales.

  14. Ángel, con respecto a los indicadores de desempeño, en la literatura e informes de evaluación se pueden encontrar dos tipos: uno son los indicadores “objetivos” que son los que provienen de la propia actividad de los juzgados: por ejemplo, los referentes al movimiento de asuntos (casos ingresados, resueltos y pendientes por resolver, durante cada año) y las tasas que se pueden construir a partir de esos datos. La segunda clase de indicadores está compuesta por aquellos que son construidos a partir de encuestas de percepción, muchos investigadores deben recurrir a estos indicadores debido a la escasez de datos “objetivos”. El famoso proyecto Lex Mundi elaborado por Djankov y otros en el marco de un informe del Banco Mundial, está hecho en gran parte a partir de indicadores “subjetivos”. Construirlos es muy costoso, puesto que requiere la aplicación de encuestas a actores clave, pero en la mayoría de los casos cuando se recurre a éstos es que no se tiene otra opción….
    El link que te prometí sobre la construcción de indicadores objetivos elaborado por Santos Pastor y Liliana Maspons:

    http://www.cejamericas.org/doc/proyectos/ceja-coding-vol1-ing.pdf

    http://www.cejamericas.org/doc/proyectos/cifrar-descifrar-2004-ing-Vol2.pdf

  15. Una interesante entrevista publicada en la página del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), sobre la importancia de la información en la toma de decisiones en el ámbito de la justicia:

    http://www.cejamericas.org/cejacommunity/?id=360&item2=536

  16. Virginia, muchas gracias por las referencias. Creo que la discusión ha sido bien interesante y útil

  17. Angel, muchísimas gracias a ti por promoverla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s