Cita en El Universal sobre el tema de la crisis mundial de los alimentos

Compra externa de alimentos se encarece ante mercado reducido

Manufactura desaceleró crecimiento de 18% en 2007 a 6% en 2008

ERNESTO J. TOVAR
EL UNIVERSAL

Las importaciones de alimentos se mantienen como un recurso del Gobierno nacional para paliar las deficiencias de abastecimiento en rubros como leche, carne, pollo, aceite, azúcar, granos o cereales.

No obstante, al incremento del consumo nacional se ha unido el aumento de los precios de los alimentos en los mercados internacionales, que se mantienen al alza desde hace dos años por una combinación de factores económicos y climáticos.

El economista Ángel Alayón explica que -según datos de Cadivi- Venezuela destinó $1.900 millones en 2005 para importaciones de alimentos, mientras que para 2007 ese renglón cerró en $5.840 millones, un salto de 208%. Pero destaca que este mayor gasto en divisas no se tradujo en mayores volúmenes de alimentos para los venezolanos, “pues en el mismo período 2005-2007, de acuerdo con números del Instituto Nacional de Estadísticas, se pasó de 3.127.000 toneladas de alimentos a 4.509.000 toneladas de alimentos importados, un aumento de apenas 44%”.

Esta proporción dispareja significa que las importaciones son más costosas para la nación, que durante 2007 importó cerca de 130.000 toneladas de leche en polvo, 101.000 toneladas de pollo (100% más que en 2006), y unas 211.000 toneladas de carne en canal o en pie.

Se compra pero, ¿se produce?
En una coyuntura alimenticia en que la producción nacional de alimentos debe privar para proteger al país de la crisis mundial, los números del Banco Central revelan que la industria de alimentos se desaceleró fuertemente respecto a 2007.

Según el BCV, la manufactura de alimentos de enero de 2006 a enero de 2007 creció 18,1%, pero de enero de 2007 a enero de 2008 ese crecimiento se frenó hasta apenas 6,2%.

Y aunque en ese lapso se recurrió a las importaciones, los gremios productivos agropecuarios del país coinciden al señalar que ya no es suficiente tener dólares para importar alimentos pues la reducción en la oferta internacional, el encarecimiento de los fletes por la distorsión de la demanda de transporte de Asia, los efectos climáticos y la acción de especuladores ha presionado el alza de los principales precios internacionales.

Ángel Alayón señala que “hay una situación explosiva con los alimentos a escala mundial. Esta crisis nos obliga a tener una estrategia en materia alimentaria que se fundamente en el incremento de producción nacional, puesto que es insostenible en costos mantener esta estrategia basada en importaciones, especialmente, en productos terminados”.

Asegura que desde febrero de 2006 se han registrado aumentos de 300% en el trigo, 158% en la soya, 140% en la palma, 168% en el maíz y 151% en la avena.

Las expectativas no son las mejores para 2008, pues la FAO considera que los precios de los cereales como arroz, trigo y maíz se mantendrán al alza, afectando a los países más pobres que pagarán hasta 37% por sus compras de alimentos.

La propia crisis ha generado reacciones en países exportadores como Brasil, que anunció que podría suspender algunas de sus ventas por el incremento de los precios en su mercado interno. En Asia, 10 países del sureste continental, que exporta 50% del arroz del mundo, decidieron racionar, subsidiar y limitar las ventas.

 

Esta entrada fue publicada en Economía, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s