Rosa Morales sobre la nacionalización de la industria cementera

Rosa Morales, economista y profesora de la Universidad de Carabobo, escribe en su blog lo siguiente:

“A principios del mes de abril, el Estado venezolano en plenitud de sus derechos decidió nacionalizar la industria del cemento. Las empresas que operan en dicha industria son la mexicana Cemex, la francesa Holcim y la suiza Lafarge. La modalidad para la nacionalización sería la estructura de empresa mixta (60% en manos del estado). Entre los argumentos esgrimidos por funcionarios del gobierno y por el propio Presidente para nacionalizar dichas empresas se puede mencionar: 

  • Presunción de Cartelización
  • Funcionamiento por debajo de la capacidad
  • Exportación de gran cantidad de cemento a todo el mundo, en algunos casos, desabasteciendo el mercado nacional.
  • Impacto ambiental

Comencemos por analizar la presunción de cartelización. Si es una presunción, primero se debe investigar si la presunción es cierta. De ser cierta, entonces, ¿no existen otras medidas distintas a la nacionalización para corregir esa falla de mercado?. Los abusos de posición de dominio son un tema que le compete a Procompetencia y la gama de medidas para resolver este tipo de problema es bastante amplia. La nacionalización sería una medida extrema.

Con respecto al argumento de funcionamiento por debajo de la capacidad. ¿El Estado venezolano determinó la capacidad óptima? ya saben, esto le permitiría conocer si las empresas están efectivamente operando por debajo de la capacidad. En caso de que lo hayan hecho, operar por debajo de la capacidad, ¿es un delito que merece la nacionalización? ¿Están las tres empresas operando por debajo de su capacidad? Si es así, cabría preguntarse: ¿Por qué operan por debajo de su capacidad?

En referencia a la exportación, que en algunos casos genera desabastecimiento y por ende, según el gobierno, es culpable del déficit de viviendas. Pregunto (suponiendo que es cierto el argumento de la exportación): ¿Por qué las empresas prefieren exportar a dejar la producción en el país?. Esa sería la pregunta que habría que hacerse para entender la solución. ¿Es realmente la escasez de cemento la culpable del déficit de vivienda? ¿El hecho de que las empresas cementeras sean privadas es la causa del déficit habitacional?

Ahora bien, con respecto al impacto ambiental. Si bien es cierto que es una externalidad negativa, ¿No existe algún tipo de impuesto para compensar el daño ambiental? ¿No existe una medida de compensación que alivie el daño ambiental? Al nacionalizar, ¿se evitaría el daño ambiental?.

Yo no abogo por las bondades de las empresas cementeras, pero si cuestiono la medida de nacionalización. La razón, es que me parece que el gobierno está “resolviendo” un problema sin entenderlo. Incluso diría que políticamente se está atando la soga al cuello porque en caso de no resolver el problema de vivienda, ¿a quién va a culpar?. El gobierno, al modificar la estructura de los derechos de propiedad, ¿a quién beneficia realmente?.”

 

Esta entrada fue publicada en Economía, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s