Contrabando de gasolina: cuando se atacan las consecuencias y no las causas

La cantidad de litros de gasolina vendidos en el Táchira, muy superior al promedio del resto del país, ha sido uno de los indicadores que ha permitido a las autoridades nacionales “probar” la existencia de contrabando de  extracción de gasolina. Una de las propuestas de las autoridades para solucionar el problema ha sido reducir los despachos de gasolina hacia el Táchira. ¿Puede solucionar esta medida el problema del contrabando? Hagamos un breve -y simplificado- análisis microeconómico de la medida para intentar responder esta pregunta.

A los efectos del análisis, supongamos que la población de Táchira demanda 100 lts. de gasolina y los compradores colombianos demandan 40 lts. adicionales. ¿Puede eliminarse el contrabando prohibiendo que no se vendan más de 100 Lts. de gasolina al Táchira? La demanda de gasolina en la zona sigue siendo 140 pero las cantidades ofrecidas caen a 100 luego de la medida. El análisis microeconómico sugiere que la consecuencia de una caída en la oferta como la planteada es un incremento en el precio del producto (en este caso, como el precio monetario del producto está regulado, el incremento del costo efectivo se produce por el lado de los costos de transacción -más tiempo en colas para conseguir la gasolina, incremento del número de visitas a gasolineras, pagos que permitan acceder a comprar la gasolina, etc.-)

La pregunta es: ¿Quién termina comprando el producto si las cantidades demandas son superiores a las ofrecidas al precio vigente de la gasolina? Los compradores serán aquéllos consumidores que le otorgan un mayor valor al producto. Seguramente, los contrabandistas adquirirán parte de los 100 Lts. que se envían a la zona pues es conocido que tienen una alta valoración del producto (el negocio es de tal magnitud que están dispuestos a asumir los riesgos de realizar una actividad ilegal).

La medida de reducción de los despachos, aparte de que no soluciona el problema del contrabando, puede tener efectos distributivos regresivos: las personas más pobres del Táchira serán los que se queden sin comprar las cantidades de gasolina deseada como consecuencia del encarecimiento del costo efectivo de adquirir el producto. Adicionalmente a estas consecuencias, el incremento de los costos de transacción de adquisición de la gasolina (pagos ilegales, colas, etc.) será sin duda causa de insatisfacción en la población fronteriza.

Enlaces relacionados:

La economía del contrabando

Esta entrada fue publicada en Economía, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Contrabando de gasolina: cuando se atacan las consecuencias y no las causas

  1. Ricardo Flores dijo:

    Este “fenómeno” del incentivo a comprar bienes en el lado de la frontera donde son mas baratos, se repite en muchos países. Es el caso de Centroamérica entre Honduras y El Salvador con el diesel, pues en Honduras el precio del combustible esta subsidiado.
    Como en muchos países del mundo (incluidos los Estados Unidos) las leyes del mercado son bienvenidas cuando los precios bajan, pero con consideradas una maldición cuando los precios suben, por lo general por la escasez de oferta ante una demanda que crece.
    POr alguna razón, los políticos son, desde hace muchos años, extremadamente sensibles al alza de precios de los energéticos en sus principales usos: combustible y electricidad.
    Aquí en El Salvador, bajo el pretexto, de que el bolsillo de los Salvadoreños no se vea mermado, los gobernantes han instalado un perverso sistema de subsidio a la electricidad, indiscriminado y engañoso, pues da la impresión a la población de que los precios de la electricidad son adecuados, induciendolos a usar mas electricidad que la consumirían si los precios fueran mayores.
    Si pudieran, los políticos “derogarían” la ley de la oferta y la demanda.
    Algo lamentable es que mas temprano que tarde, estos países que son importadores netos de energía, tendrán que ajustar los precios de la electricidad a valores mas cercanos a los que indica el “odioso” mercado, si no quieren que sus arcas publicas no colapsen. Y entonces la gente tendrá que pagar incrementos mas violentos o ajustar de la noche a la mañana su consumo si no quiere pagar mas en la factura de electricidad.
    Cuando aprenderemos estas realidades de la economía, nos gusten o no?
    Ricardo Flores G.
    Un Venezolano en El Salvador

  2. Ricardo, tu comentario es acertado. Como implica tu análisis, es imposible prohibir la “Ley de la oferta y la demanda”. Los mercados buscan sus propios mecanismos y los precios se ajustan de diferentes maneras. Nos gustaría que nos mantuvieras informado sobre los temas que consideres relevantes que están ocurriendo en El Salvador, en especial, sobre el tema de los mercados y el comportamiento económico de los consumidores. Saludos,

  3. jackson dijo:

    seria mejor si los policias no fueran corruptos

  4. Niosed dijo:

    bueno solo quisiera que brinden mas informacion acerca de las causas y los efectos del contrabando de combustible. Gracias.

  5. ezequias dijo:

    pues no queda de otra la gente si no tiene una fuente de ingresos buscará la manera d e ganar algo a un haya riesgos…
    algo está claro ningun sistema politico solucionará estos problemas … solo pueden hacer su mejor esfuerzo si es que lo hacen si no la genta más pobre es la que sufrirá las consecuencias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s