Cómo hacer para que la gente coma menos pescado durante la semana santa

pargo2.jpgLa demanda de pescado se incrementa durante la semana santa. En consecuencia, los precios de los diferentes tipos de pescado tienden a incrementarse. Este aumento de los precios incentiva a los pescadores a incrementar sus esfuerzos y traer una mayor cantidad de pescados para el mercado. El equilibrio del mercado de pescado en semana santa se corresponde a una situación en la que la gente consume “más” pescado a un “mayor” precio. El incentivo del precio mayor del pescado, que refleja una mayor valoración del producto por parte de los consumidores, es lo que motiva a los pescadores a tratar de incrementar la oferta de pescado. Este esfuerzo es el que evita que los precios alcancen niveles mayores.

Algunas autoridades han manifestado que vigilarán que los precios de los pescados no se incrementen durante la semana santa (incluso los precios de los pescados no regulados). Asumamos que efectivamente los precios de los pescados pudieran congelarse durante esta semana: ¿Qué terminaría pasando con el consumo de pescado? Si los precios para los pescadores son exactamente iguales a los de la semana pasada, los pescadores no tendrán el incentivo adicional que le proporcionaría los mayores precios para incrementar las cantidades ofrecidas de pescados durante la semana santa. En el mejor de los casos, continuarían ofreciendo la misma cantidad de pescado que durante una semana normal. La consecuencia del congelamiento del precio del pescado durante la semana santa es la aparición del fenómeno de la demanda insatisfecha (escasez) como consecuencia del desequilibrio entre la oferta y la demanda.

Si consideramos que los pescadores y los distribuidores también quieren disfrutar de las vacaciones con su familia, el problema también podría provenir del lado de la oferta. Al precio vigente, durante la semana santa, los pescadores y distribuidores están dispuestos a ofrecer una cantidad menor de productos a los que ofrecen normalmente. La combinación de una oferta menor y una demanda mayor implica necesariamente un precio mayor en el mercado. Intentar congelar los precios de los pescados durante esta semana sólo logrará que un importante número de familias venezolanas no puedan consumir el pescado que desean.

Este tema plantea varias discusiones adicionales:  ¿Debe ser un objetivo de política pública la disminución del precio del pescado durante la semana santa? ¿Cuál es la mejor forma desde el punto de vista de políticas públicas para disminuir los precios de los pescados durante la semana santa? Los precios de los pescados se han incrementado de forma importante durante los últimos años: ¿Cuáles son los factores que están afectando la oferta y la demanda para producir este resultado? ¿Hay algunas políticas públicas que son responsables del incremento del precio de los pescados?

Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s