Insospechadas armas de destrucción masiva

Leonid Brezhnev, secretario general del Soviet Supremo, encabezaba uno de los famosos desfiles militares soviéticos. La poderosa fuerza militar soviética se desplegaba frente a decenas de miles de personas en la plaza roja y millones de personas alrededor del mundo. Primero pasaron los batallones de las fuerzas élites compuestos por soldados que, por su gran estatura y estricto orden, causaban una fuerte impresión. Luego vino la artillería ligera y los poderosos y ruidosos tanques. En seguida, y con la intención de intimidar, hicieron su entrada los temibles misiles nucleares, en una sorprendente demostración de fuerza. De repente, luego de los misiles, aparecieron 6 o 7 civiles caminando sin ninguna coordinación, mal vestidos y claramente fuera de orden y de lugar. El General encargado del desfile, atemorizado, corrió inmediatamente hacia donde se encontraba Brezhnev y le dijo: “Camarada Secretario, discúlpenos, no sé quienes son esas personas y por qué están dentro de nuestro desfile”.

“No te preocupes, Camarada”, replicó Brezhnev. “Yo soy el responsable de que estén allí. Ellos son nuestros economistas y no tienes idea de cuanto daño pueden ocasionar”

Fuente: Alan Greenspan narra en su biografía como Ronald Reagan le contó esta “historia” con la intención de transmitirle su preocupación por las consecuencias del exceso de intervención del gobierno en la economía.

Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s