Los costos del desabastecimiento para el consumidor o cuando los consumidores pueden agradecer un incremento en los precios

cola.jpgEl costo de un producto para el consumidor se define como:

Costo de un producto (CP) = Precio monetario (PM) + Costos de transacción (CT).

El precio monetario es el valor en bolívares que pagamos por el bien. Los costos de transacción son todos aquéllos costos en los que debemos incurrir para comprar un bien (tiempo de búsqueda, costo de transporte, etc).

En condiciones de abastecimiento pleno, los costos de transacción son insignificantes, por lo que se considera que el costo real de un bien es exactamente igual al precio monetario.

Cuando existe desabastecimiento, los costos de transacción pueden ser bastantes significativos, pues los consumidores deben “invertir” un tiempo considerable en la búsqueda de los productos, además de asumir mayores costos de transporte. Por ésta razón, cuando hay desabastecimiento, deberíamos decir que un producto nos cuesta: “tantos bolívares” más “x” horas de tiempo.

Las cifras de inflación de los productos controlados subestiman el costo para los consumidores del control de precios y del desabastecimiento. Ante la situación de desabastecimiento de algunos productos importantes para la dieta de los venezolanos, los consumidores invierten una cantidad significativa de su tiempo en la adquisición de los productos escasos (colas y desplazamientos para encontrar los productos). En consecuencia, el costo real de los productos regulados crece a una tasa mucho mayor que la sugerida por la evolución de la inflación de los productos regulados (calculada con base en el precio monetario).

Por otra parte, el desabastecimiento obliga al consumidor a comprar productos que bajo circunstancias normales no hubiera adquirido. Esta “sustitución forzada” también afecta negativamente el bienestar del consumidor pues la cesta de productos que consume bajo la situación de desabastecimiento no le genera el mismo nivel de satisfacción que la cesta que hubiera consumido en el caso de existir un nivel de abastecimiento normal.

¿Puede un incremento de precio mejorar el bienestar de los consumidores?

Cuando existe desabastecimiento, un incremento en el precio monetario del bien puede disminuir los costos de transacción en el que incurren los consumidores para su adquisición. La disminución de los costos de transacción sería consecuencia de la mejora en los niveles de abastecimiento. Bajo estas circunstancias, un incremento en el precio monetario de un producto regulado puede disminuir el costo real de su adquisición para el consumidor. 

Esta entrada fue publicada en Economía, Políticas Públicas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los costos del desabastecimiento para el consumidor o cuando los consumidores pueden agradecer un incremento en los precios

  1. Pingback: Consecuencias del control de precios en Zimbabwe: inflación y desabastecimiento « Angel Alayón

  2. freddy dijo:

    mi comentario seria pedir la ampliación de la información pero en general es exelente les felicito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s